Compañía

Company History

Founders

DataMan

Patents

Una nueva empresa, una nueva industria

Cognex Corporation fue fundada en 1981 por el Dr. Robert J. Shillman, profesor con una percepción visual humana del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). El Dr. Shillman decidió abandonar la academia y comenzar con Cognex, al invertir en esta empresa los U$S 100.000 que había ahorrado toda su vida. Invitó a dos estudiantes graduados del MIT, Marilyn Matz y Bill Silver, para que se unieran a él en este proyecto comercial, ofreciéndoles bicicletas gratuitas para convencerlos de que abandonen el MIT durante un verano. Lo que comenzó como un trabajo de verano para Marilyn y Bill, se convirtió en el comienzo de una carrera, ya que se quedaron para ayudar en la cofundación de la empresa. Estas tres personas dieron inicio a Cognex, así como a su nombre, que está derivado de la frase “Cognition Experts” (expertos en cognición).

Primer sistema de visión

La empresa produjo el DataMan, su primer sistema de visión, en 1982. El DataMan fue el primer reconocedor de caracteres óptico (OCR) industrial del mundo capaz de leer, verificar y asegurar la calidad de letras, números y símbolos marcados directamente en piezas y componentes. El primer cliente de Cognex fue un fabricante de máquinas de escribir, que adquirió el sistema para inspeccionar las teclas de todas las máquinas de escribir para asegurarse de que se encontraban en la posición correcta.

Cognex fue una de las primeras empresas en el mercado, y que pronto logró muchos competidores, en un intento de asegurar un puesto en el nuevo campo de la visión artificial.  Durante esos primeros años, la visión artificial ha generado una gran expectativa como parte de la “revolución robótica”. Las personas creían que la visión artificial revolucionaría no solo la manufactura, sino las más diversas áreas como el transporte y las tareas del hogar.  La realidad fue que no era tan fácil ni tan pronto como se esperaba.

Primeros obstáculos

A pesar de una lista creciente de clientes que utilizan la visión de Cognex, pronto aparecieron grandes problemas en el modelo de negocio de la empresa.  Implementar una aplicación de visión en los primeros años requería conocimiento de programación informática y los usuarios demandaban asistencia considerable.

Además, las condiciones fabriles no eran previsibles.  Generalmente, los primeros sistemas no tenían un rendimiento confiable fuera de los laboratorios de desarrollo, donde se podían controlar los factores como la luz, los reflejos y las sombras.   Las suposiciones erróneas sobre lo que la visión podría lograr realmente, junto con la escasa fiabilidad en los entornos fabriles, dieron lugar a que muchas empresas de visión perdieran mucho tiempo en aplicaciones para la asistencia a los clientes.  Como consecuencia, Cognex, así como todas las otras empresas que integraban el negocio de la visión, estaba perdiendo dinero.

En 1986, Cognex hizo un gran avance técnico que ayudó a resolver el problema de fiabilidad del sistema.   El cofundador de Cognex, Bill Silver, desarrolló una poderosa herramienta de software llamada Search capaz de localizar patrones de imágenes en escalas de gris de manera rápida y precisa, y logró mejorar drásticamente los resultados que los usuarios podrían lograr con sus sistemas de visión.

Al mismo tiempo, Cognex lanzó una nueva estrategia de negocio que ayudó a garantizar la supervivencia de la empresa y el liderazgo subsecuente del mercado.

La estrategia era desarrollar y vender productos de hardware y software de visión artificial estándar para fabricantes de equipos originales (OEM), que podían integrar la visión artificial a los equipos de fabricación que vendían en fábricas.  Estos OEM tenían ingenieros en sus equipos con la experiencia para programar aplicaciones de visión y que, luego les proporcionaban equipos a los usuarios finales que ya contaban con la visión integrada.

Esta combinación de tecnología superior y la nueva dirección del negocio dieron como resultado la fórmula ganadora que ayudaría a Cognex a tener éxito y crecer, mientras que la mayoría de las otras primeras empresas de visión no tuvieron éxito o quebraron.

Semiconductor Success

Éxito del semiconductor

Como proveedor de los OEM, Cognex comenzó a buscar mercados en los que la visión artificial brindara una ventaja competitiva crítica. Cognex encontró ese mercado en los bienes de capital electrónicos y los semiconductores.

Esta industria ya había reconocido el valor de la visión artificial para ayudar a mejorar, producir y mantener la integridad de salas limpias al evitar que las personas manipulen los componentes frágiles de los semiconductores, y para disminuir el tamaño de los circuitos, dando lugar a más chips por obleas de silicio.

Muchos creadores de bienes de capital tenían sus propios grupos de desarrollo de visión en la misma empresa.  Sin embargo, el enfoque y la experiencia de Cognex en la visión artificial los ayudó a brindar una tecnología que era mucho más eficiente que las soluciones propias de los OEM.

Rápidamente, Cognex se convirtió en el principal proveedor de visión artificial para los creadores de bienes de capital electrónicos y semiconductores, que integraron la visión de Cognex a muchos tipos de máquinas utilizadas para hacer chips para semiconductores y circuitos impresos.

Ya en los años 1990, Cognex trabajó con estos clientes para ampliar las fronteras de la manufactura asistida por visión artificial.  Cognex desarrolló algoritmos de visión cada vez más competentes para satisfacer los requisitos de velocidad y rendimiento demandados de sus clientes de electrónica y semiconductores; y con la ayuda de Cognex, la visión comenzó a formar parte de más etapas del proceso de manufactura.  

En la actualidad, la visión artificial es vital en, prácticamente, todas las etapas de la manufactura de los semiconductores y la gran mayoría de estas aplicaciones fueron desarrolladas por ingenieros de Cognex.  En 2005, los fundadores de Cognex, el Dr. Robert J. Shillman, Bill Silver y Marilyn Matz, fueron distinguidos por la Asociación internacional de fabricantes de semiconductores (SEMI) con el premio SEMI 2005, por sus importantes contribuciones técnicas a la fabricación de semiconductores.

NASDAQ

Cognex se convierte en líder del mercado

La estrategia de Cognex centrada en los OEM dio sus frutos. A principios de 1987, la empresa fue rentable por primera vez en la historia. Cognex salió a la bolsa en NASDAQ en 1989, a U$S 1,38 por acción. En un año, se triplicó el precio de las acciones.

Fue en este momento que Cognex comenzó a expandir su negocio internacionalmente.

En 1989, Cognex abrió su primera oficina internacional en Múnich, Alemania.  En 1990, Cognex abrió su filial en Tokio, Cognex KK, para atender el creciente negocio de creadores de bienes de capital electrónico y semiconductores en Japón.  En la actualidad, Cognex cuenta con oficinas en los Estados Unidos, Europa y Asia para atender su clientela mundial, y cientos de distribuidores en todo el mundo que transportan los productos de Cognex.

En 1995, la empresa realizó la primera, de muchas adquisiciones, al comprar Acumen, un desarrollador estadounidense de equipos de identificación de obleas para la industria de los semiconductores. Las adquisiciones tuvieron una función importante en el crecimiento de Cognex, ya que les permitieron ingresar a otros nuevos mercados de la visión artificial.

Shipments

Expansión del mercado de la visión artificial

A mediados de los años 90, Cognex volvió a centrar su atención en el mercado de los usuarios finales que había sido muy fugaz durante el primer tiempo.  Para ello, Cognex desarrolló nuevos productos de visión que pudieran ser utilizados fácilmente por técnicos de líneas de producción con capacitación escasa o nula.

En 1994, se presentó Checkpoint®, un sistema de visión basado en PC especialmente diseñado, pensado para los usuarios finales.

En el año 2000, Cognex dio un gran paso en la visión de usuarios finales con la introducción de In-Sight®, un sistema que combinaba una cámara, un procesador y un software de visión en una unidad compacta del tamaño de un teléfono celular.  El In-Sight mejoró drásticamente la facilidad con la que los técnicos de línea de producción podían configurar una aplicación de visión al reemplazar toda la programación con una sencilla función de “arrastrar y soltar” que imitaba a los programas comunes de hojas de cálculo de negocios.

Además, en el transcurso de este tiempo, se lanzó el sensor de visión ultra sencillo de objetivo único, Checker®, diseñado para competir con sensores fotoeléctricos para aplicaciones, como la detección de presencia/ausencia. Y, en 2004, Cognex presentó su primer producto de visión portátil: un lector de códigos de identificación denominado DataMan. Este nuevo producto fue bautizado de DataMan para hacer honor al primer sistema de visión de la empresa que también había sido diseñado para aplicaciones de identificación.

Estos importantes avances en cuanto a función y utilidad, junto con los costos decrecientes de implementación de aplicaciones de visión artificial, ayudaron drásticamente a incrementar la aceptación de la visión artificial en la manufactura general.

Si bien la manufactura de semiconductores sigue siendo un mercado importante para la visión de Cognex, en la actualidad, la empresa recibe gran parte de sus ingresos de aplicaciones de manufactura general de las áreas farmacéutica, automotriz, de la salud, del embalaje, aeroespacial y de la manufactura de productos al consumidor.


Shillman Early Product

DataMan

Visión del siglo 21

Los sistemas de visión actuales han recorrido un largo camino desde el primer sistema DataMan, desarrollado a principios de los años 1980.  La funcionalidad y el diseño centrado en los usuarios, que ahora se encuentra disponible para Cognex, es el resultado de treinta años de experiencia directa, desarrollando nueva tecnología de visión y resolviendo las aplicaciones de visión más desafiantes de la industria.

En la actualidad, Cognex mantiene su enfoque como una empresa de “expertos en visión”. La empresa continúa investigando nuevas maneras para mejorar el rendimiento de la visión artificial industrial, mientras explora nuevos mercados donde la visión pueda brindar una ventaja competitiva.